miércoles, 8 de enero de 2014

Warhammer 40.000 On-line ¿Como lo haría?



Después del batacazo que se dio el primer juego online de Warhammer 40.000 en manos de THQ, otra empresa ha tomado el relevo y está haciendo su propia versión con sustanciales cambios con respecto la idea original. Según mi opinión, el proyecto de THQ, en sus principios, parecía muy innovador y completo, haciéndonos pensar que estaríamos ante un juego realmente inmersivo en el mundo futurista de Games Workshop. Se hablaba de viajar entre mundos, de luchas entre varias razas muy bien representadas, con sus diferentes clases, asaltos a pecios espaciales, titanes y lo que parecía Warhammer 40k en estado puro. Después de eso, viendo que se iban al garete, la compañía pensó que mejor hacían el Space Marine 2 a ver si salvaban los muebles. Pero ni siquiera llegaron a publicarlo y el proyecto quedó completamente cancelado.

Entonces llegó Eternal Crusade, un nuevo juego online basado en este mundo y que espera ocupar un importante lugar en la familia de los MMOs. La nueva idea no está mal como juego online pero no me convence del todo. Parece que se centra en un mundo PVP total en el que solo hay que matarse y la aventura y el rol se dejan completamente de lado. Y aunque estoy interesado en el proyecto, la verdad es que no me atrae mucho y por eso quiero exponer como creo que debería ser un juego online basado en el cuadragésimo primer milenio.

Lo cierto es que este mundo encaja muy bien el sistema de evolución exagerada de personajes que se lleva en los juegos de rol online actuales, por la sencilla razón de que existen dos tipos de “humanos”, los humanos y los marines espaciales. Y según la historia de este posible futuro los marines espaciales son seleccionados entre los humanos más fuertes de cada planeta natal o planetas bajo la protección de los capítulos de marines. Por lo tanto lo adecuado para este juego sería que, si eliges la raza humano, empieces siendo un simple mortal y acabes convirtiéndote en un potente marine espacial modificado genéticamente. No sería la única forma de evolucionar ya que hay otras razas y además no todos los humanos imponentes son marines espaciales. Pero debería existir algo que yo siempre echo de menos en los juegos de rol, empezar siendo nada en concreto e ir evolucionando a tu personaje hacia lo que tu quieres ser, mezclando habilidades para ser algo “único” y no una clase predefinida con su insustancial rigidez. Por tanto, empiezas siendo un humano “normal” y a medida que vas jugando y dependiendo de que decisiones tomes vas evolucionando hacia una cosa u otra.

El sistema de Pay to Play se podría utilizar para restringir las cosas mas raras que existen en este mundo, como los psíquicos, que brillan por su ausencia y sin embargo son muy poderosos, haciendo que el P2P cobre un nuevo sentido al ayudar así al equilibrio del propio juego. Algo parecido a lo que van a hacer en Eternal Crusader con los Orkos, que al ser mas débiles, van a ser controlados, en su mayoría, por jugadores que no han realizado una suscripción.

En este tipo de juego no haría falta un sistema de economía realista ni poder crear tus propios objetos o construcciones ya que no es lo atractivo de este mundo. En este mundo es básico poder viajar en naves espaciales explorando su interior e incluso haciendo misiones mientras viajas. Ver distintos tipos de mundos, megaciudades abarrotadas por humanos que malviven y son explotados por una minoría aburguesada, mundos forja e industriales en los que la contaminación apenas te deja ver que hay mas allá de 10 metros y cuyas maquinas y fabricas se interponen entre tu y la luz del sol. Te han seleccionado para ser guardia imperial y has sido destinado a un mundo que está siendo atacado por hordas tiranidas en el que las tropas humanas mueren por miles al minuto. Por suerte tu no eres un guardia imperial, si no un jugador que puede seguir combatiendo cuando su pobre personaje ha sido brutalmente descuartizado por las afiladas garras de esos malditos bichos. Subes de rango a medida que matas y sobrevives y al final de la guerra te haces con un hueco mas seguro en la difícil vida de Guardia imperial y quizás eres reclutado por un inquisidor para cumplir una misión mas importante o puede que haya visto tu potencial y quiera entrenarte como asesino o guardia personal. A lo mejor, en vez de eso decidiste hacerte miembro de los adeptus arbites y debes cumplir con tu deber reduciendo violentamente las manifestaciones pacificas a las que los ciudadanos creen que tienen derecho. O tal vez encontrar y eliminar a un peligroso delincuente jefe de un grupo de traficantes de armas o drogas demoniacas. Quizá quieras conseguir tu propia nave y después de servir al emperador fervientemente en la guardia imperial durante un tiempo consigas tronos de oro suficientes para comprártela y dedicarte al comercio o trafico de mercancías de dudosa legalidad.

Una vez te conviertes en marine espacial no ha acabado tu evolución, puede que quieras convertirte en exterminador o en apotecario o seas elegido como capellán. La vida del marine es servil y deberás seguir en todo momento los designios del Emperador ¿o quizás no? ¿Que pasa si no quiero seguir sirviendo a un cadáver milenario? Los verdaderos dioses me colmarán de placeres hasta llegar al éxtasis más puro. Tengo donde elegir, sangre, sexo, muerte, poder… Yo soy dueño de mi propio destino y no voy a seguir mas ordenes, mi sitio está entre las filas del caos al que juré combatir pero que me acoge con los brazos abiertos. Tacharé con sangre los signos de mi esclavitud y sembraré el caos entre las filas de mis débiles excompañeros.

Son tantas las historias que se me ocurren que desperdiciar una licencia quedándose en la superficie del trasfondo me parece un sacrilegio. Igualmente si todo esto que digo no va acompañado de un buen motor de juego que permita realizar batallas con suficiente acción y libertad para hacer que cada una de ellas sea diferente no servirá prácticamente de nada. Aquí es donde Eternal Crusade se especializa y por ello creo que puede ser un juego muy grande si hacen lo que han prometido. Imaginaros un shooter en el que llevas un exterminador a través de estrechos pasillos y habitado por criaturas de 6 extremidades acabadas en unas afiladas garras capaces de atravesar el metal como si fuera mantequilla. No serias capaz de avanzar dos pasos sin el apoyo de unos compañeros que cubran tu principal punto débil, la espalda. Y para ello necesitas comunicación directa con tus compañeros y una compenetración que nunca se ha visto en un shooter. El Space Marine debe quedar a la altura del betún porque es un juego muy mejorable, sin embargo Gears of War es el camino a seguir para un juego que pretende vivir del interés de sus jugadores con un shooter masivo.

Resumiendo, Juego de Rol y Shooter en un solo juego, el sueño de cualquier aficionado a las miniaturas de Warhammer 40.000 y su trasfondo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario